lunes, 26 de noviembre de 2012

Barbie en Granada: trenes, Lorca y shorts.




 
   Viajar en tren es siempre una delicia. Y aunque los modernos ferrocarriles ya no usan motores de carbón, visten de humeante vapor plata, ni ensordecen con un chucuchú o un  tracatrá, la estampa le seguía pareciendo  igual de nostálgica. Era inevitable, pisar el andén evocaba en ella el recuerdo de muchas estaciones y de muchas despedidas. Le ocurría a menudo, cerraba los ojos y conseguía trasladarse  a otro momento, y siempre el mismo olor, la misma luz.
      Este acto místico se había convertido, en un ritual de viaje, al igual que lo eran  todos los complementos que llevaba encima y que se le antojaban imprescindibles. No entendía viajar sin llevar unas gafas de sol tras las que simular un fingido anonimato, le daban mucha seguridad, y por supuesto, no podía viajar sin un libro.





-Estoy releyendo a Lorca querido- decía una dicharachera muñeca en el vagón del tren camino a Granada.- Es apasionante la historia de estas mujeres Ken, La casa de Bernarda Alba nunca deja de sorprenderme, "Hoy hay más finura, las novias se ponen velo blanco como en las poblaciones y se bebe vino de boella, pero nos pudrimos por el qué dirán".- ¿Por qué has vuelto a ese libro rubita?- le preguntaba él,- Voy a Granada, ¡qué menos que ponerme a tono! - Eres incorregible,-le reprendió cariñosamente él tras una carcajada,- ¿Me sigues leyendo?- le susurraba él al otro lado del teléfono, sabes que me encanta tu voz.- Ahora no puedo que me da mucha vergüenza..., te dejo guapo, después te llamo. - Y estampando un besito a su Iphone, cortó la conversación para volverse a enfrascar en su lectura. Desde luego Barbie no sabía donde residía el amor, pero adoraba  su teléfono y le importaba poco el qué dirán.

Gus, Gus, ¡Gustavo!
Y así fue como Barbie se plantó en Granada, en la casa de su amigo Gustavo, decidida a no perder ni un minuto ni a andarse con chiquitas. Ella sabía la clase de coleccionista que era este chico, más de 250 muñecas, unas 100 Royalty... vamos, que él tampoco se iba con minucias. Resulta que Gustavo había comenzado a coleccionar años atrás muñecas del mundo, aunque pronto su fascinación se extendió a otras temáticas de muñecas , como las líneas del cine, fashion, etc., y aunque, en el último año le había estado poniendo un poco los cuernos a Barbie con las Royalty, en su corazón Barbie era Barbie. Y punto. Así que, para cuando ella había llegado a su casa, Gustavo ya le tenía unas buenas sorpresas preparadas.

-Necesito sentirme sexi,- le confesó ella tras dejar todos los bártulos por donde malamente pudo. Fue una confensión atropellada, como si hubiera estado guardando esas palabras durante mucho tiempo y al fin, hubiera encontrado el confidente adecuado. - Sé que estoy mona y todo eso que todos me dicen..., pero hay algo en mí que necesito explorar, sabes querido, Like a girl gone wild... Gustavo la entendió enseguida- ¿Qué te parece una buena sesión de fotos?, yo me encargo del estilismo. Pero, por esta noche descansa, que mañana nos espera un buen tute y me da que hoy has estado pensando de más.

"Me siento brillante y nueva"
Una vez  más el calor era la excusa para su insomnio, y eso que el viaje en tren la había dejado bastante molida. -¿Qué haces Ken?- provocaba ella una conversación de teléfono con su novio ya entrada la  madrugada,- Intento dormir amor...-¿Quieres que te lea ahora?- el silencio de la noche la hacía sentirse más segura- ¡Claro!, ¿en qué piensas?- preguntaba el muñeco aún con el antifaz de raso de noche  sobre sus ojos. - Escucha esta poesía de Lorca, me la leía mi madre de pequeña:


"El lagarto está llorando,
la lagarta está llorando,
El lagarto y la lagarta
con delantaritos blancos
Han perdido sin querer
su anillo de desposados
¡Ay su anillito de plomo
ay, su anillito plomado!"



Y sin terminar el poema, se hizo un silencio.- ¿qué te pasa?- susurraba él.-Pues... es que pienso que debe de ser muy triste perder el anillo de bodas. Y también pienso que es muy difícil quererse toda la vida, últimamente creo que  los anillos de compromiso no son de metal, sino de hielo. Se derriten con el tiempo, te dejan las manos frías y poco más. -¿por qué piensas en eso ahora Barbie? Nosotros llevamos media vida juntos... -Pues quizá sea por eso mismo-. Esa noche Ken, conoció un poco mejor a Barbie.

La mañana siguiente comenzó cámara de fotos por delante, de la mano de Gustavo y su sobrino y, ¡tachán, tachán!, ¡unos shorts súper chulos acompañados de unas gafas a la última! - Eres sexi muñeca, siéntete así.- le dijo Gus. Y así de corta, y con una renovada autoestima,  fue como recorrieron   el centro de la ciudad. Estuvieron en el Mirador de San Nicolás, donde se contempla la mejor vista de la Alhambra. Pasearon por el Albaicín hasta bajar a Plaza Nueva con la Iglesia de Santa Ana. Llegaron a la estatua de Isabel la Católica con Cristóbal Colón, pasearon por la Gran Vía hasta llegar a la Catedral y desde allí cogieron un bus hasta la Alhambra, donde disfrutaron del Palacio de Carlos V así como la vista que hay al Albaicín. Como colofón del día bajaron hasta  al Campo del Príncipe donde esta el Cristo de los Favores. Barbie no es que sea especialmente religiosa, pero es raro que alguien no le conceda un favor.





Barbie disfrutó mucho ese día con Gustavo y su subrino y él le confesó que para él también fue muy especial. Sobretodo, ella se vino arriba cuando vio la expectación que generaba a su alrededor, las miradas al grupo mientras la fotografiaban y los comentarios del tipo, ¿son de una revista de moda?. En la Alhambra la gente se volvió literalmente loca. A esta muñeca Viajera, le ha dado mucha pena despedirse de Granada, siente que aún le quedan muchas cosas por hacer ahí. Quiere volver con Ken  para irse de tapas, salir de fiesta y perderse en una zambra gitana. Está dispuesta a volver y, en su próxima visita, la quier armar aún más gorda y sacar, de donde estén, al resto de coleccionistas granadinos. Ya se las ingeniará, ¡siempre lo hace!

2 comentarios:

  1. Cool pictures.
    I also have this doll. :)

    ResponderEliminar
  2. Barbie en mi tierra, bonitas fotos. Barbie está guapísima y de mi tierra qué decirte... Una maravilla jejeje ;)

    ResponderEliminar